Archivo de la categoría: Industria

Retos y oportunidades de la promoción oleícola

Artículo publicado Lourdes Pérez Moral

Aun cuando se repita hasta la saciedad que España figura a la cabeza de los países productores de aceite de oliva, que su producción debe ser suficiente para cubrir las necesidades del mercado nacional y su excedente (exportación) producir considerables ingresos de divisas, la actual crisis económica plantea serias dificultades. La promoción puede convertirse en antídoto pero habrá que cuestionar modelos y asumir riesgos para adaptarse al perfil del nuevo consumidor. Es inútil producir bien y aun fabricar mejor si no se sabe vender. No es de extrañar entonces las recientes declaraciones de María Luisa Ceballos (“saber vender”) o Clara Aguilera (“vender más y mejor”) que, con matices bien diferentes, manifiestan interés por sector tan olvidado como decisivo.

Habilitar un modelo basado en la orientación no hacia el producto sino al mercado no fue (es) empresa fácil. Andalucía, por ejemplo, terminó convirtiéndose en una zona atrasada y subdesarrollada en la segunda mitad del siglo XX por falta de una auténtica cultura empresarial a diferencia de otras regiones. Córdoba, en particular, no demostró capacidad alguna de industrialización. Es más, esta carencia, paralizaría el posterior desarrollo económico provincial pero, claro, hubo excepciones: sociedades que a mayor inversión (privada) mayor rentabilidad. ¿Problemas?. Al margen de factores mayoritariamente exógenos, que la producción de otros aceites o grasas pudiera ser más rentable que la de aceitunas originando una oferta mucho más variada y sugestiva para el consumidor prescindiendo, incluso, de la calidad.

A esta dificultad que todavía planea hay que sumar la clara tendencia de crecimiento de la marca blanca frente a la del fabricante que induce una guerra de precios (ofertas) brutal (promociones) al decantarse el consumidor por comprar en grandes superficies (supermercados e hipermercados) frente a otro tipo de establecimientos o en origen. ¿Qué hacer?. Diferenciar mediante una correcta comunicación y visualización la tipología de calidad de un producto (AO, AOV y AOVE) y sus efectos. Es la propia industria, sobretodo la de menor dimensión, la que debiera adoptar una actitud mucho más proclive a la comercialización aun a sabiendas del incremento de las denominaciones de origen (la provincia de Córdoba cuenta con cuatro aunque sólo dos de ellas se hallan inscritas en el registro de la UE) o la creación de organismos ad hoc (la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español es uno de ellos) que también contemplan la promoción.

Y aunque el panorama actual debiera ser un aliciente para el cambio, la historia corrobora la imperante mentalidad sectorial. En el informe OTECO, 33 empresas de las 60 ubicadas en la provincia de Córdoba, alegan falta de fondos, insuficiente financiación externa o carencia de personal técnico cualificado sin olvidar que, su presencia en instituciones de carácter sectorial y nacional que tienen como objetivo la promoción y venta, es escasa por no decir anecdótica. ¿Qué hacer?. Frente a la preferencia por la intervención en precios y aumento de ayudas públicas, apostar por otros mecanismos que posibiliten a medio y largo plazo el crecimiento empresarial siendo la promoción interna, en términos creíbles, una de las mejores armas de competición amen de la responsabilidad de la administración que bien pudiera replantearse la flamante Ley del Olivar de Andalucía que, pese a establecer un marco normativo completo así como los instrumentos necesarios para afrontar retos y consolidar el liderazgo, no resuelve ninguno de los problemas ya viejos pero siempre nuevos. Toda intervención debería encerrarse en los límites de lo estrictamente indispensable y no cohibir en ningún caso innecesariamente el espíritu de empresa. Coordinemos esfuerzos y seamos generosos porque no existe razonable justificación para que miremos el futuro oleícola con pesimismo.

Lourdes PÉREZ MORAL

Historiadora y autora de “La Casa Pallarés.Familia y negocio oleícola”

Expendedoras de leche fresca

Después de varias semanas sin poder escribir en el blog, por diferentes motivos, estamos de vuelta, para seguir hablando de los temas que nos llaman la atención, que nos parecen interesantes y que la gente, tanto profesionales como interesados por la cultura agronómica y la alimentación, deben de conocer.

Desde hace unos meses llevo pensando escribir sobre las máquinas expendedoras de leche que tanto se están introduciendo en determinadas ciudades de España, y que en muchos países europeos están dando muy buenas resultados y muy buena acogida por parte de los consumidores. Y es que fue toda una sorpresa encontrarme de frente con una de ellas paseando por el mercado del casco antiguo de Santiago de Compostela, es una de esas noticias que ves en la televisión y en las ferias (como la feria de alimentación que de que está a punto de celebrarse en Barcelona del 26 al 29 de marzo – Alimentaria 2012) pero que no lo asimilas hasta que la ves funcionando realmente a pie de calle.

Durante esta semana hubo una noticia que me recordó el querer escribir de este tema, la noticia fue que el Ministro de Agicultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete presentó su programa de trabajo en 66 medidas en el Congreso de los Diputados llamando mi atención la primera de ellas “Favoreceremos el asociacionismo y la concentración de la oferta (Organizaciones y Asociaciones de productores) impulsando la integración de las explotaciones en cooperativas de primero y de segundo grado u otras organizaciones con dimensión y capacidad, tanto en la fase de producción, como en las de comercialización e industrialización”, y es que creo firmemente que el asociacionismo entre agricultores, ganaderos, etc. para hacerse fuertes contra empresas distribuidoras y grandes superficies es fundamental, siendo muy importante la introducción, volviendo al tema de hoy, de estas expendedoras de leche, pues es una forma de que los ganaderos (asociados o no) se encuentren con que venden su producto a un precio justo y los consumidores reciban un producto de calidad sin que ningún intermediario se llene los bolsillos simplemente especulando.

Estas expendedoras distribuidas especialmente por las ciudades de la parte norte del país (aunque cada vez más presentes en otras ciudades), donde evidentemente se hace posible de manera más fácil este sistema (por la proximidad a explotaciones lecheras) venden al consumidor una leche fresca pasteurizada de calidad a un precio justo para todos como veíamos antes.

El depósito de las expendedoras, de unos 300 litros de capacidad la cual mantienen en continua agitación y a una temperatura de entre 2 °C y 4 °C, es renovado con leche fresca diariamente o cada dos días (en función de la demanda), siendo fundamental esta continuidad pues al tener la leche muy poco tratamiento térmico, ganando con esto en calidad de la misma, también se dispone de menos días para poder consumirla, ya que la caducidad de la misma no va más allá de los 5 o 6 días. Este sistema está preparado para que los consumidores puedan adquirir el propio envase en la propia expendedora o que lleven su propia botella de casa (dejando de generar tanta basura), rondando el precio del litro de leche los 0,75 – 1 € .

Evidentemente tiene una desventaja, y es que en el nivel de vida que llevamos actualmente es cada vez más fácil ir a las grandes superficies, cargar con 20 litros de leche UHT y no tener que comprar más en todo el mes, pero evidentemente creo que las ventajas de obtener una leche fresca, de calidad, sin intermediarios, con las máximas garantías, a buen precio, etc. superarán la simple comodidad del consumidor y acabarán por imponerse más tarde o más temprano.

Como siempre no perdemos las buenas costumbres, y os dejamos un vídeo muy interesante sobre el tema donde tratan el tema:

Para más información os dejo unos cuantos enlaces a empresas tanto distribuidoras como fabricantes de expendedoras (pinchar para acceder a la información), son solo una pequeña muestra de las muchas que hay (por favor, si queréis que publiquemos alguna otra escribir en comentarios):

Distribuidores:

GANADERIA A PORTELA (GALICIA)

LECHERÍA LA CANTARA (CANTABRIA)

LOS CASERINOS (ASTURIAS)

MIVACA (MADRID)

LA VAQUERÍA D´OSONA (CATALUÑA)

BIZKAIAESNEA (PAÍS VASCO)

Máquinas expendedoras

MILK STAR                                                                                           

OLEMILK

DSP – BEHITIK

Trazabilidad de la Leche y la “LETRA Q”

Un sector que no deja de dar noticias y que no deja indiferente a nadie es el de la leche (y por supuesto los productos derivados de la misma),  siempre existe alguna noticia relacionada, que si la subida prevista de precios de la leche para este mes de octubre, que si la cuota láctea o los estudios de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) sobre la calidad de la leche de diferentes marcas (sorprendiendo a los consumidores de marcas de reconocido prestigio de su calidad, sin dar nombres).

Hoy, desde cienciaycampo vamos a tratar el tema de la trazabilidad en los productos del sector lácteo y la que es seña de calidad de los mismos desde el año 2010 con la certificación de la “LETRA Q“.

Desde el año 2004 está regulado en España la trazabilidad en los productos del sector lácteo por el R.D. 217/2004, transponiendo la directiva europea CE 178/2002 que exigía obligatoriedad de trazabilidad en los sectores de la alimentación a partir del 1 de enero de 2005 para los países miembros. Este R.D. regulaba (y sigue regulando) el tema de la trazabilidad, identificando, controlando, regulando, y registrando a través del llamado “Registro Letra Q” los productores, los transformadores y los movimientos de esos productos lácteos para poder identificar en caso de problemas dónde está el origen del mismo y atajarlo rápidamente, consiguiendo de esta manera dotar de una seguridad alimentaria a los consumidores.

Pues bien, hasta aquí lo que es la parte obligatoria de la Legislación, existiendo desde hace unos meses el R.D. 405/2010 que regula las condiciones (obligaciones, requisitos, controles, etc…) para la exposición de la “LETRA Q“, de manera voluntaria, en los envases de los productos lácteos, ofreciendo a los consumidores transparecia e información sobre el cumplimiento de la obligatoria trazabilidad. Es como dotar de un sello a los productos de la calidad del producto (de hecho LETRA Q es LECHE TRAZABILIDAD CALIDAD [Q]).

Igual que existen empresas que les interesa certificarse en calidad (ISO 9001), medio ambiente (ISO 14001), seguridad y salud (OSHAS 18001), existen otras empresas o industrias lácteas que quieren que una empresa asociada con la ENAC – Entidad Nacional de Acreditación (como por ejemplo AENOR) les certifique para la obtención del marcado LETRA Q en sus envases, pudiendo obtener este logotipo tanto los compradores transformadores, los industriales y los productores que destinen la leche y productos lácteos obtenidos en su explotación a la venta directa al consumo.

Para finalizar, os dejo un vídeo donde se explica en una conferencia ofrecida por la Subdirectora General de Productos Ganaderos del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino.(MARM), Dña. Esperanza Orellana Moraleda, más en profundad en lo que consiste esta certificación.