Historia de la Cerveza

Hoy tenemos como autor invitado a  Abraham Ibáñez. Muchas Gracias por tu gran artículo.

Puede que la cerveza sea la primera bebida alcohólica conocida por el hombre. El pueblo mesopotámico tenía su propia deidad cervecera llamada “Ninkasi” y se han encontrado textos legales de hace 10000 años que regulaban la proporción de agua con la que el tabernero podía rebajarla , bajo pena de morir ahogado en un pozo si vendía un producto de mala calidad.

Poco tenía que ver con el líquido que ahora conocemos. No se regulaba la fermentación, no se usaba malta de cebada, no había lúpulo… el proceso de elaboración consistía fundamentalmente en dejar trozos de pan a remojo durante varios días, por lo que para evitar los tropezones, luego había que beberla usando cañas.

Este proceso tan primitivo se fue refinando con el devenir de los siglos, y la cerveza fue expandiéndose por el mundo. Los pueblos prerromanos europeos eran grandes aficionados a la cerveza, en contraposición a los romanos, que eran eminentemente vinícolas, y para quienes la cerveza era un asunto de bárbaros. Aunque se dice que el mismísimo Julio César se aficionó a ella durante la Guerra de las Galias.

El siguiente hito en la historia de la cerveza hay que buscarlo en el Medievo: el uso del lúpulo como fuente de amargor. Anteriormente se utilizaban todo tipo de hierbas aromáticas para enmascarar el sabor dulzón de la malta, y a esta mezcla se la conocía como “gruit”.

El uso del lúpulo se le atribuye a Santa Hildegarda alrededor del año 1079, que sin saberlo, hizo de la cerveza una bebida más estable, antiséptica, aperitiva y maravillosa.

Ya en el año 1516 el Duque Guillermo IV de Baviera proclama la “Reinheitsgebot”, esto es, la archiconocida y discutidísima ley de la pureza alemana. Cabe recordar que por aquel entonces Alemania no existía, y esta ley sólo se aplicaba en Baviera, pero eso son otras historias. Esta ley consistía en el uso exclusivo de agua, malta de cebada, y lúpulo para la elaboración de cerveza. Si tenía algún ingrediente de más o de menos ya no podía ni llamarse cerveza como tal ni ponerse a la venta. Cabe destacar que no se menciona la levadura, porque todavía no se conocía la existencia de estos microorganismos.

Habría que esperar a que Louis Pasteur investigase sobre la fermentación del vino para que se descubriese que el ser humano llevaba viviendo en simbiosis todo este tiempo con Saccharomyces cerevisiae (que viene a significar “Hongo de la cerveza que come azúcar”).

El siguiente hito en la fabricación de la cerveza tiene que ver con la revolución industrial y el desarrollo de los sistemas de refrigeración. Aproximadamente a principios del siglo XIX, los cerveceros checos de la ciudad de Plzeň inventaron una forma de producir una cerveza más clara y ligera mediante una combinación de levaduras de baja fermentación, los suculentos lúpulos que crecen en la zona (como el arómatico Saaz), y dejando fermentar en las bodegas a poca temperatura.

Ahí es donde entró en juego la refrigeración artificial. Pronto se descubrió que el producto final era mucho más estable si se le enfriaba artificialmente. Este es el método con el que se siguen fabricando hoy día todas las cervezas tipo Lager.

Para terminar os dejo una lista de reproducción de vídeos con un gran documental de La Cerveza del Canal Historia.

Beati hispani quibus bibere vivere est.

Anuncios

Publicado el 17 abril, 2011 en Agricultura, General, Industria. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Brillante post! Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: